La actriz perfecta

Él no era él. Lo sabía desde muy pequeño. El pequeño Antoine se desnudaba frente al espejo y no le gustaba lo que veía. Miraba sus genitales masculinos. ¿Qué hacían allí entre sus piernas? ¿Para qué los quería? Definitivamente, no le servían de nada, no le pertenecían. Los miraba y quería extirparlos, arrancarlos, cortarlos, deshacerse de ellos. Solía esconderlos entre sus piernas, mirarse al espejo y desear que jamás volvieran a aparecer. Sigue leyendo “La actriz perfecta”

Anuncios

Blog de WordPress.com.

Subir ↑